La gota sobre la roca.

La gota rompe la roca por constancia más que por fuerza.
La gota rompe la roca por constancia más que por fuerza.

Dicen que la roca cede ante la constancia de la gota que siempre cae en el mismo lugar, así como las olas rompen en los acantilados creando maravillosas obras maestras. Ciertamente no lo han forjado de la noche a la mañana, ni tampoco ha sido solamente el agua. Pero en Sigue leyendo