Emociones y lecciones.

La educación emocional es la clave del verdadero aprendizaje.

Es muy sencillo hablar, escribir, componer y vivir dentro de las emociones, más si estás me remueven los cimientos. Personalmente, en la mayoría de las ocasiones, la emoción genera reacciones iniciales como la rabia o la frustración que me impulsa al movimiento a hacer o construir, pero en contadas oportunidades, las mismas reacciones me superan impidiéndome mirar lo que vivo en ese instante, me paralizan, bien por miedo que es por largo el más común, por rabia o tristeza, que no detienen Sigue leyendo

Cuando me engancho.

Mi mente hace de las suyas cuando abro espacio para que tome el control, de esta manera,  puedo acostarme con una discusión rebotando en mi cabeza y amanecer argumentando y discutiendo conmigo lo que debí decir y no dije o lo que dije y no me satisfizo. Luego de unos minutos de conversación interna vana y sin sentido, me doy cuenta que estoy enganchado en una discusión interna que no suma a mis intereses, solo con el fin de querer Sigue leyendo

En este espacio.

Sin Palabras…

Hace ya 50 días se libra una batalla de voluntades en un trozo de tierra ubicado al norte de América del sur, un enfrentamiento entre el rencor sembrado por un gobernante irresponsable, hoy difunto y la voluntad de quienes creen que el poder dura para siempre.

Hoy la reflexión queda nublada por la inmensidad emocional propiciada por la pérdida innecesaria de vidas jóvenes, que amén de haber sido Sigue leyendo

 El calor del momento

Genera momentum en tu vida, enfocando tu mente en la meta.

Permanentemente estoy expuesto a situaciones que demandan lo mejor de mí, como hombre, padre, ser humano, pareja, jefe o empleado. No importa la faceta en la que me desempeñe, siempre siento la exigencia de dar lo mejor, aunque deba confesar que no logro darlo en la mayoría de las oportunidades. Pero cuando conecto mente cuerpo y espíritu, puedo Sigue leyendo

Tener la razón.

¿Prefieres tener la razón o divertirte aprendiendo?

Sé que el ego está en control cuando me empeño en tener la razón, incluso cuando la tengo. Estas discusiones normalmente se transforman en enfrentamientos de posiciones en los que ambas partes terminamos por perder algo, así hayamos “ganado” la discusión. Habiendo recorrido un trecho importante hasta este punto, he Sigue leyendo