El presente en la práctica – Sin pensamientos.

El presente en la practica - Sin pensamientos
Todo requiere entrenamiento, nuestro cuerpo y nuestra mente.

Estar en el presente es estar sin pensamientos, pero ¿Cómo hacemos estos si es imposible controlarlos? Estar sin pensamientos, al menos para la mayoría de nosotros, es algo muy complicado de lograr. Principalmente, por hábito, luego, porque no nos hemos entrenado para superarlos. Bueno, la verdad es que Sigue leyendo

El presente en la práctica.

El presente en la practica
Como siempre, la clave está en la práctica disciplinada.

No existe manera de sintonizar con nuestra intuición si estamos conectados con pensamientos ajenos al presente, es decir, estando pendientes de lo que hice o dejé de hacer, lo que nos mantiene conectados al pasado o preocupados por lo que pueda ocurrir, esto nos transporta al futuro. En ambos casos, los eventos con Sigue leyendo

La magia del tiempo.

La magia del tiempo
Tengo la certeza que, en algún momento, podré ser consciente y darle forma a mi tiempo.

El primer acto de magia cotidiana que he logrado percibir y apreciar está relacionado con un recurso que nos iguala a todos. Digo que nos iguala porque no es posible, para nadie ahorrarlo o acumularlo, en principio se puede perder, pero jamás tener más que los demás. Así es, me refiero al Sigue leyendo

Hoy me ocupo.

Hoy me ocupo
Sé como el fuego y transmite luz y calor mientras estés, siempre en el presente.

Estar en el presente es mucho más complicado de lo que pensamos. Si, la mayoría piensa que vive en el presente, pero en realidad, solo existe en el presente, vive entre el pasado y el futuro. Entre recordando lo que fue, imaginando lo que pudo ser o soñando en lo que será, bajo el pretexto de mantener la “esperanza”, un concepto que, visto desde Sigue leyendo

Ser el observador II.

Ser el observador II
Al ser observador, inmediatamente te transformas en el director de tu propia vida.

En septiembre del 2019 publiqué un artículo titulado Ser el observador, en el que, brevemente describí una pequeña arista de lo que significa convertirme en el observador de mi proceso de vida. En él, expuse que, “Observar mi vida desde afuera, es como mirar una película, en la cual, el protagonista hace caso a mis observaciones y recomendaciones, previamente compartidas con Dios que me acompaña a mirarla”. Pero esta condición trae Sigue leyendo