La salida a la luz.

Siempre hay luz al final de túnel, solo aparta las sombras y la encontrarás.

Pues cuando identificas el hábito y adicionalmente puedes poner en orden tus pensamientos para dejar de practicarlo de forma inmediata, entonces la claridad se hace en el presente y regresa el entusiasmo y las sensaciones de sosiego, placer Sigue leyendo

¿Emociones o sensaciones?

Descubre la diferencia entre las emociones y las sensaciones.

Ya hemos conversado sobradamente sobre las emociones y sus orígenes. Igualmente, como repaso te puedo decir lo siguiente. Las emociones son consecuencia de los pensamientos generados por los egos (el Yo), estos a su vez, funcionan, generalmente, de manera alterada, ya sea por exceso o defecto de algunos nutrientes (si, los egos se alimentan a través de las energías de lo que comemos) o por Sigue leyendo

Memorias.

Memoria = Atención + Emoción
Memoria = Atención + Emoción

Antes de simplemente soltar los recuerdos y poder fluir con las situaciones, fue necesario entender que eran las memorias grabadas con fuertes cargas emocionales, las que me causaban y causan estrés, el mismo que me hace perder el rumbo Sigue leyendo

Chocolate caliente.

Pocas cosas son tan buenas como una taza de buen chocolate para desacelerar
Pocas cosas son tan buenas como una taza de buen chocolate para desacelerar

Cavilando entre las ideas que brotan por segundo, buscando con atención la que más resalte por su brillo o su armonía, la vibración también cuenta, mejor en la combinación de todas las sensaciones que inundan los sentidos y abruman tanto al cerebro que la mente, se pierde y por instantes cesa en su operación, atónita, sumida en la conexión de algo que no comprende porque simplemente está más allá de su funciones, pero aun así, no deja de admirar lo que le inunda. Sigue leyendo

Sorpresa.

Sorpresa

La mayoría de nosotros tenemos la capacidad de predecir algún evento, desde la lluvia hasta una noticia (agradable o no). En algún momento nos habremos descubierto diciendo algo así como “Lo sabía, estaba seguro de que…” o comentando con alguien “Que te dije que iba a ocurrir…”

Nuestros egos nos hacen creer que podemos predecir los resultados. Esto nos predispone generando emociones por anticipado.

Lo cierto es que a pesar de esa sensación de que las cosas son como “nos hemos dado cuenta” de que son (esto dependerá del nivel de consciencia en el que nos encontremos), la mayoría de las veces la noticia nos cae de sorpresa, generando consigo las respectivas emociones de satisfacción o frustración.

Conocer el desenlace de algún evento no le resta fuerza al impacto que tiene sobre nosotros. Quizá le quite diversión al no ser sorpresivo del todo y/o imprima algo de angustia, pues como creemos que sabemos, nos predisponemos al resultado. Tal vez, solo por esto valga la pena vivir el momento presente.

Todo lo mejor para ti.-