5to días sin cargas.

No ha sido fácil, pero sigo avanzando.

Bueno, ha sido toda una experiencia.

En el artículo del pasado 12 de septiembre comenté que ese día soltaba todo y cuando me decía todo, me refería a todo. En verdad tendrías que leer el artículo para entender el tema de la renuncia, pero igual te cuento, me refería a todo aquello que me genera estrés y preocupación, culpa y sensaciones de auto-castigo y Sigue leyendo

Centrando.

Enfoca tu pensamiento en lo que verdaderamente deseas y las emociones alteradas se disiparan.
Enfoca tu pensamiento en lo que verdaderamente deseas y las emociones alteradas se disiparan.

Encontrar centro luego de una recaída se torna complicado en la medida que me dejo atrapar por la emocionalidad, porque una vez en ese espacio, se me hace complicado soltarla, es como si en ese momento, prefiriera el sufrimiento como manera de vivir. Pero la verdad es que la emoción, ya sea una o varias, nublan mi visión entorpeciendo Sigue leyendo

Bloqueos.

Algunos bloqueos son sencillos de mirar, otros requieren apoyo, ya que son asuntos que no queremos mirar.
Algunos bloqueos son sencillos de ver, otros requieren apoyo, ya que son asuntos que no queremos mirar.

Hablo de bloqueos cuando siento que no encuentro las salidas a lo que enfrento. La frustración se apodera del control y comienzan mis pensamientos divagar y generar zozobra, duda y las consecuentes ansiedades y miedos respecto del futuro. Sentirme bloqueado es consecuencia de no darme cuenta que he caído en el juego del ego, uno en el que el “Yo Víctima” se apodera de la situación y no me permite avanzar o en el peor Sigue leyendo

En el centro.

Nuestras verdades se encuentran solo cuando tenemos silencio en nuestro interior. No importa cuánto ruido hay afuera, este se puede minimizar con tan solo lograr el sosiego de la mente.  Es aquí donde habita nuestro ego, básicamente porque su función es la de resolver situaciones, solo que al momento de no estar en armonía, comienza a generar conflictos que nos hacen sentir pesar y desolación.

Haya la paz que existe en ti, sientela, vívela, sólo acalla tu mente.
Haya la paz que existe en ti, sientela, vívela, sólo acalla tu mente.

Estas emociones no son más que una ilusión creada por el ego como un sentido de protección, nos aleja de todo aquello que considere una amenaza y cuando se trata de la luz, la amenaza es mucho mayor para el ego, que es precisamente lo que tenemos que sacrificar para acercarnos a Dios. El ego en sí mismo no es malo, se convierte en una carga solo cuando le damos el poder y el control de nue Sigue leyendo