Valores y virtudes.

La vida virtuosa nos invita a servir a Dios y por ende a quienes nos rodean.

Como seres humanos, todos poseemos defectos y virtudes y desatacan quienes demuestran sus virtudes a través de la disciplina en la acción, es decir, quienes demuestran que son buenas personas a través de su actuar integral, en el que sus acciones son consecuencia de sus palabras y por ende, provienen de sus pensamientos. La mejor manera de Sigue leyendo

Anuncios

Niveles de consciencia III

Conócete y crece.

Al ir descubriendo el verdadero SER, sentimos más serenidad ante los estímulos externos, también mayor certeza sobre nuestras acciones y sus consecuencias, comprendemos mejor a los demás, desarrollamos compasión en lugar de lástima o tristeza por acontecimientos desafortunados propios y ajenos. Entre otras bondades y de manera casi Sigue leyendo

Niveles de consciencia II.

Siente y luego racionaliza, así podrás avanzar más rápido.

Si aprendemos a través de sus emociones, entonces es vital que las vivamos hasta superarlas, por ejemplo, vivir a profundidad la tristeza o la rabia que sentimos al “perder algo o alguien”, por nombrar dos entre las que contienen más enseñanzas, principalmente sobre nosotros mismos, así Sigue leyendo

Niveles de consciencia I

Alcanzamos nuevos niveles de consciencia en la medida que superamos las emociones vinculadas a los eventos.

Las personas necesitamos del servicio para generar en nosotros un sentido de utilidad, es por esta razón que sentimos compasión con aquellos que están en desventura, trasgrediendo muchas veces la delgada línea que separa esta manera de conectarnos con los demás de Sigue leyendo

Ante la derrota.

Ante la derrota, respira, revista-te, ajusta y continua.

No todo sale como lo deseo o planeo, a veces las situaciones dan un vuelco hacia algo que pareciera ser negativo, estoy seguro entiendes la sensación porque la has experimentado en cualquier área de tu vida, haces un plan, te llenas Sigue leyendo

Parece fácil.

Solo parece.

Ciertamente cuando miramos a alguna persona especialista, profesional o experimentado en cualquier sea su área, a nuestra vista pareciera que lo que hace es verdaderamente sencillo de ejecutar y nuestra mente deja de lado las horas de práctica que esa persona tiene en su área de experiencia. No se trata de las cosas complejas, sino de lo bien que internalices las simples, las básicas.

De la práctica constante, florece la maestría en la ejecución.

La invitación de hoy: Practica, estudia, practica, estudia, practi… y así sucesivamente, no te darás cuenta cuando alcances la maestría en lo que te gusta.

Todo lo mejor para ti.-