Valores y virtudes.

La vida virtuosa nos invita a servir a Dios y por ende a quienes nos rodean.

Como seres humanos, todos poseemos defectos y virtudes y desatacan quienes demuestran sus virtudes a través de la disciplina en la acción, es decir, quienes demuestran que son buenas personas a través de su actuar integral, en el que sus acciones son consecuencia de sus palabras y por ende, provienen de sus pensamientos. La mejor manera de Sigue leyendo

Anuncios

Casi listos.

Ya estamos casi listos
Ya estamos casi listos

Una vez que he planteado mis valores y principios, así como el propósito de vida que escogido para mí, entonces estoy listo para tomar decisiones sobre mis metas para el próximo año. Mientras realizaba el trabajo, me di cuenta que no es una tarea de un solo día y que esta requiere de mucha atención a los detalles de mi persona, mi personalidad, mis deseos y principalmente a la manera Sigue leyendo

La gota sobre la roca.

La gota rompe la roca por constancia más que por fuerza.
La gota rompe la roca por constancia más que por fuerza.

Dicen que la roca cede ante la constancia de la gota que siempre cae en el mismo lugar, así como las olas rompen en los acantilados creando maravillosas obras maestras. Ciertamente no lo han forjado de la noche a la mañana, ni tampoco ha sido solamente el agua. Pero en Sigue leyendo

Buen hábito.

Quien no cultiva buenos hábitos corre el riesgo permanente de pisar en falso y caer.
Quien no cultiva buenos hábitos corre el riesgo permanente de pisar en falso y caer.

Los hábitos siempre son parte de nuestras vidas y han contribuido a formarnos como lo que actualmente somos. De cualquier manera, son estos, a los que llamamos “buenos”, los que nos mantienen alejados de conflictos innecesarios.

Ya es suficiente con la cantidad de situaciones en las que nos involucramos, pero ciertamente quien observa hábitos armónicos, evita muchas demoras que no están en el plan divino para el desarrollo del ser. Quien tiene el hábito Sigue leyendo

Atascado.

El ego se encarga de mantenernos atrapados en los laberintos de nuestros pensamientos.
El ego se encarga de mantenernos atrapados en los laberintos de nuestros pensamientos.

En ocasiones nos vemos abrumados por las circunstancias, muchas cosas por hacer, poco tiempo para hacerlas, queriendo hacerlo todo y simplemente frenados en un punto, quizá no por no saber qué hacer, sino simplemente por no saber dónde comenzar. To Sigue leyendo