Presos.

En la medida que crecemos nos vamos haciendo prisioneros de la razón, del ego.
En la medida que crecemos nos vamos haciendo prisioneros de la razón, del ego.

La sensación de haber estado encerrados por mucho tiempo solo se puede sentir cuando experimentas la libertad, al igual que la paz luego de la guerra o la luz cuando salimos de la oscuridad. Para poder percibir las diferencias, es necesario que conozcamos los lados de la moneda.

La mayor parte de nuestra vida, particularmente la adulta, nos dedicamos a construir recintos donde, con comodidad pasamos nuestro tiempo de manera más o menos tranquila. Con algunos sobresaltos que nos hac Sigue leyendo