Fuego y presión.

El resultado de la presión extrema es la extrema belleza y pureza.

Personalmente no creo en las “pruebas de Dios”, soy más creyente de los retos personales impuestos por las decisiones y aunque verdaderamente el altísimo dispone del tablero de juego, no creo que sea él precisamente quien genere las vicisitudes que atravesamos de cuando en cuando. De cualquier manera, sea Dios, el destino o nuestras Sigue leyendo

Anuncios