De Ego. I

Somos más y mejores de lo que el ego nos muestra a través de nuestra personalidad.
Somos más y mejores de lo que el ego nos muestra a través de nuestra personalidad.

Reza una frase, “cualquiera te insulta pero te nadie te ofende”, en alusión a que el sentirse ofendido es una potestad personal. Lo cierto es que quien se ofende y resiente por lo ocurrido es nuestro ego  y es muy complicado darse cuenta, pues ha estado manejando nuestras vidas desde el principio y nos ha hecho creer que somos él o ella según sea el caso.

En contraprestación, los egos también nos han impulsado la acción y al logro, a sentir pasión por las cosas y que estás nos llenen de satisfacción. Esto siempre y cuando se manifiesten de manera armónica. El problema se presenta cuando el ego comienza a demandar más energía y es entonces cuando se empiezan a alterar sus espacios haciendo que las manifestaciones a través de las emociones, sean inarmónicas.

Balancear el ego requiere de la atención a muchas variables, que van desde la nutrición hasta los pensamientos, estos últimos, íntimamente relacionados con los patrones de conducta que seguimos y los sistemas de valoración que rigen nuestro actuar cotidiano. A la luz de estos datos, podemos apreciar que la comprensión de los egos se hace cuesta arriba, pero hay maneras de identificarlos y llevarlos a actuar a nuestro favor, que su energía se enfoque en el crecimiento más que el sufrimiento.

Liberarnos del ego requiere de paciencia y disciplina para el auto-conocimiento.
Liberarnos del ego requiere de paciencia y disciplina para el auto-conocimiento.
  • Conocerse a uno mism@ es la principal herramienta para darse cuenta de cuáles son las situaciones que disparan reacciones inarmónicas y poder orientarlas de manera diferente.
  • Saber que somos mucho más y mejores de lo que pensamos que somos. Nuestros egos construyen máscaras que nos hacen creer que somos nuestra personalidad.
  •    La personalidad es en gran medida una manifestación del ego. Nadie al nacer es cascarrabias; terco o bromista, todas son “características” aprendidas y que pueden ser cambiadas.
  •    La oración y la meditación proporcionan espacios en los que podemos identificarlos, mirarlos y canalizar su energía hacia el bienestar.

Una de las principales funciones del ego es la de mantenernos a salvo del peligro, pero en su estado alterado, el ego suele también protegernos del bienestar, especialmente si al querer obtenerlo nos hemos lastimado. Corresponde prestar mucha atención para identificar la situación y atender la necesidad de protección del ego antes que se manifieste.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s