Talento.

Usar el talento es más una cuestión de compartir que de ganar.
Usar el talento es más una cuestión de compartir que de ganar.

A ratos pareciera que hemos sido invadidos por seres con dotes extraordinarios que aparecen por todas partes. Los ya no tan novedosos programas de talentos han sido una plataforma poderosa para mostrarle al mundo, con la ayuda de las redes sociales, personas que aparentan ser o estar dentro del promedio de la humanidad, pero que al atreverse a SER ellos mismos, nos regalan un pedacito de cielo acá en este mundo convulsionado y atormentado.

Cabría preguntarse ¿Sigue este espacio siendo algo reservado para algunos pocos? Al parecer sí, pero por otra parte, una pregunta valida pudiera ser ¿Me atrevería yo a demostrar mi propio talento? Esto en caso de que sepas exactamente cuál es, caso contrario, tocaría averiguar en qué área te corresponde. Todos hemos sido dotados de algún talento, si bien todos podemos ser artistas, también es cierto que no todos podemos ser rutilantes estrellas de ese infinito firmamento de astros de las arte. ¿La razón? Muy sencilla, los talentos no solo son para cantar, o pintar, también hay quien cocina, los que conducen, el que presenta, etc… incluso quien vende tiene su espacio. Esto se explica muy bien en la parábola de los talentos, en el evangelio según San Mateo 25, 14-30. En ella nos habla de cómo Dios multiplica la buenaventura a aquellos que utilizan los dones que él les dio. Entonces.

Si quieres descubrir tu talento, conéctate con eso que te encantaba hacer de chico.
Si quieres descubrir tu talento, conéctate con eso que te encantaba hacer de chico.
  • Reconoce las áreas en las que simplemente el tiempo se te pasa volando mientras las haces.
  • Identifica en ti el entusiasmo, eso que te da felicidad con el solo hecho de pensar en esa actividad.
  • ¿Sabes que es esa actividad que harías sin cobrar nada?
  • ¿Has descubierto algún talento en ti? Ahora sal y úsalo para servir a los demás, para eso lo tienes.
  • Jamás menosprecies eso que sabes hacer, que además te gusta a ti y agrada a los demás.

Recuerda, no tienes que ser un cantante de voz prodigiosa o algún escritor que haga magia con las palabras. Ten siempre presente que usar tu talento te conecta directamente con la fuente de todo, Dios mismo. Es por eso que te sientes especial desarrollándolo, particularmente al emplearlo en un servicio que beneficie de todos a tu alrededor. Descúbrete. Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s