Ángeles de Dios.

Si estás del lado de arriba, ayuda, en caso contrario, déjate ayudar.
Si estás del lado de arriba, ayuda, en caso contrario, déjate ayudar.

En momentos aciagos, siempre ha habido alguien que oportunamente me tendió su mano o me prestó su hombro, ya sea para ayudarme a salir del hoyo en el que me había metido o simplemente para recostar mi cabeza y descansar un momento. Bien es sabido que los caminos y las maneras de Dios son misteriosos, al menos para quienes no abrimos el corazón a recibir sus bondades, sin importar el origen y la manera en que se presentan.

Abro mi corazón a la presencia de Dios en mi vida a través de sus ángeles, ya sea en personas que me apoyan o en quienes me dan la oportunidad de ayudarles sacando lo mejor de mí.

La invitación de hoy: Déjate ayudar si sientes que lo necesitas o ayuda a alguien que, igualmente sientas que lo requiere. No dudes, solo recibe la oportunidad de sanarte porque esto funciona en ambas vías, bien sea que des o recibas.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

One response to “Ángeles de Dios.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s