Condición perfecta III

El maestro siempre atento a su discípulo le invita a comenzar, por el principio.
El maestro siempre atento a su discípulo le invita a comenzar, por el principio.

Cavilando de un lado a otro en la habitación, el discípulo se hacía la pregunta sin respuesta que botaba en su cabeza desde hacía ya varias semanas. El ciclo lunar estaba por concluir y aún no terminaba la tarea. Había impreso mucha energía en el arranque pero ahora estaba detenido, estancado, sintiéndose sin Sigue leyendo