Condición perfecta III

El maestro siempre atento a su discípulo le invita a comenzar, por el principio.
El maestro siempre atento a su discípulo le invita a comenzar, por el principio.

Cavilando de un lado a otro en la habitación, el discípulo se hacía la pregunta sin respuesta que botaba en su cabeza desde hacía ya varias semanas. El ciclo lunar estaba por concluir y aún no terminaba la tarea. Había impreso mucha energía en el arranque pero ahora estaba detenido, estancado, sintiéndose sin recursos, incluso con pocas alternativas para proseguir. Casi al ocaso del día, llego el maestro con agua caliente para el té. Solo observó y comentó – Tu angustia es causada por la incertidumbre. Le invitó a sentarse y le sirvió una taza de Té – Espero sea de tu gusto lo he preparado especialmente para ti. Luego de un rato en silencio, el discípulo preguntó al maestro – ¿Cómo puedo hacer para concluir esta tarea, no sé por dónde comenzar. A lo que el maestro respondió – Por el principio.

Muchas veces esperando contar con las condiciones perfectas para iniciar un proyecto, vamos postergando su ejecución, no importa cuán sencilla sea la tarea, esta se aplaza indefinidamente en la espera del momento perfecto, de las condiciones ideales, que nos permitan según nuestro pensamiento alcanzar el éxito. Aplazamos más por miedo a fallar que por la espera verdadera del logro.

Ya entrada la noche y habiendo permanecido en silencio largo rato meditando sobre las últimas palabras del maestro, el discípulo alcanzó a decir – Entonces ¿no hay nada que temer maestro? A lo que el maestro amorosamente respondió. – Si, debes temer al miedo mismo, al temor que te embarga cada vez que piensas en fracasar. Al ocaso siguiente el discípulo, apesadumbrado y lleno de tristeza se acercó al maestro – No he podido concluir maestro, le he fallado y ahora ¿qué puedo hacer? – Comenzar desde el principio. Asintió el maestro con una sonrisa.

Te miedo del mismo miedo, pero jamás a fallar, porque esto no está en las opciones.
Ten miedo del mismo miedo, pero jamás a fallar, porque esto no está en las opciones.

Lo más importante y repetido en mucha literatura, incluso a estas alturas de tu vida ya lo habrás experimentado.

  • Toda acción te lleva a la posibilidad de crear o de aprender, nunca a fallar.
  • Si creas algo, recuerda evaluar si diste lo mejor de ti para lograrlo. De no haber sido lo máximo, recuerda lo que aprendiste.
  • Si no logras crear algo, es decir, si “fallas”, recuerda lo que aprendiste.
  • Vence la inercia y avanza.

Si cambias el enfoque, los resultados negativos cambian y se transforman en lecciones.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s