Ayuda.

Todos alguna vez hemos ayudado a alguien o hemos sido ayudados, esto es natural del ser humano.
Todos alguna vez hemos ayudado a alguien o hemos sido ayudados, esto es natural del ser humano.

Asistir a los demás es una tarea natural del ser humano, sentir compasión y acercarse al prójimo para ayudarle a resolver una situación es algo que vemos a diario, incluso en las ciudades más convulsionadas del planeta. La ayuda siempre está para quien la requiera, aun cuando no sepa que la necesita, simplemente está ahí para ser aprovechada.

A quien más solemos pedir ayuda es al mismo Dios, ese ser mayormente indescriptible que nos apoya de maneras insospechadas y que se vale de otras personas para hacer su labor, crea situaciones para que cada uno tropiece oportunamente con los recursos necesarios de manera que logremos superar el obstáculo. Quienes no creen en este ser, hablan de coincidencias o casualidades, para los más fervorosos, la mano de Dios está en todo, incluso en las situaciones más adversas como una prueba o lección de vida.

A pesar de estar siempre disponible, la ayuda se hace difícil de encontrar, particularmente para aquellos que no quieren verla o simplemente esperan recibirla de la manera en que ellos la desean. Los egos se empeñan en poner ideas en nuestra mente sobre cómo debemos ser ayudados y en lugar de estar abiertos a recibir el auxilio, simplemente esperamos a que llegue lo que nosotros queremos, sin que esto sea lo que necesitemos en ese momento.

La ayuda siempre está disponible, a veces, solo basta con estirar la mano para recibirla.
La ayuda siempre está disponible, a veces, solo basta con estirar la mano para recibirla.
  • Reconocer que necesitamos ayuda es quizás el acto más complicado de hacer. Solo observa tu situación y compárala con lo que deseas, esto te puede dar una pista de la cantidad que necesitas.
  • Cuando recibimos lo que “no queremos” es el momento de revisar lo que realmente necesitamos.
  • Cuando reconocemos que necesitamos ayuda, esta de manera muy misteriosa, aparece como si hubiese estado esperando siempre por nosotros. Parecieran cosas de Dios.
  • Si sientes que la ayuda no aparece, haz alguna de estas cosas, 1.- Pídela y si no aparece, 2.- Vuélvela a pedir. Nunca ceses en tu petición, más temprano que tarde llegará.

Y tu ¿Necesitas ayuda?

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s