Pelear con Dios.

Algo así.

Muchos caemos en esta batalla aunque sabemos que es una pelea perdida, por más rabia que nos dé la situación adversa que atravesamos y por más ganas de reclamar y luchar que tengamos, no hay manera de ganarle al amor que la genera. Como Sigue leyendo

Anuncios