Pelear con Dios.

Algo así.

Muchos caemos en esta batalla aunque sabemos que es una pelea perdida, por más rabia que nos dé la situación adversa que atravesamos y por más ganas de reclamar y luchar que tengamos, no hay manera de ganarle al amor que la genera. Como escribí hace unos días, no importa si el problema es causado por el destino, nuestras decisiones o como una prueba de Dios, cualquiera sea el origen, la lección está para ser aprendida y avanzar.

Pelearse con Dios no está mal, es como pelearse con nuestros padres, al final, todo lo hacen por amor y para protegernos, a veces hasta de nosotros mismos.

La invitación de hoy: No importa cuál sea la queja que tienes contra Dios, acércate de nuevo, reclama, protesta, llora, grítale, al final, cuando estés cansado él igual acogerá tu corazón y te reconfortará en el cansancio. “Peléate con Dios y atrévete a perder” – Martín Valverde.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s