Tiempo de bendiciones.

La espiritualidad no es algo que debamos alcanzar para ir al cielo, sino para vivir mejor aquí en la tierra.
La espiritualidad no es algo que debamos alcanzar para ir al cielo, sino para vivir mejor aquí en la tierra.

Es mucho lo que se ha venido diciendo en estos últimos años, sobre que estamos en el tiempo de los milagros, que vamos a comenzar a ver cosas extraordinarias, tal y como lo hacían los judíos en tiempos de los profetas. Esto pareciera, en esta era de tecnología, algo un tanto difícil de creer. Solo si tu fe es más pequeña que un grano de mostaza.

Habrá quienes hayan experimentado en su cotidianidad algunas “casualidades”, cosas como encontrarse a alguien en quien estaban pensando desde hacía días, o ver algo que les hiciera recordar alguna actividad pendiente o tal vez asistir a una reunión que no estuviera en los planes y conectarse con alguien que ofrezca algún negocio interesante. Cosas como estas ocurren todos los días a infinidad de personas que no dejan de asombrarse por lo que les ocurre. Igual la incredulidad de que esto sea un milagro nos lleva a decir que fue una mera casualidad y que ni Dios ni alguna fuerza extraordinaria como el universo, haya podido conspirar para que el evento ocurriera.

Hemos sido bendecidos por haber nacido en este tiempo en el que la espiritualidad se hace necesaria para avanzar al siguiente plano. ¿Complicado de entender? Por supuesto que lo es, ya que la espiritualidad en sí, está envuelta en capas y capas de mitos, creencias y magia, tan complejo es, que la sola palabra buscada en google genera más de 10 millones de resultados, ¿sorprendente no? Algunas ideas que pueden facilitar su comprensión:

Sin importar el sistema de creencias que sigas, la espiritualidad está en la base del SER mismo.
Sin importar el sistema de creencias que sigas, la espiritualidad está en la base del SER mismo.
  • La espiritualidad consiste de conceptos básicos muy sencillos y al mismo tiempo, muy profundos.
  • La esencia del ser humano radica en su conexión con su propio espíritu que es la presencia de Dios en él mismo.
  • El ser espiritual nos lleva a desarrollar virtudes que en sí, son la base para una vida en armonía. Luego entonces el ser espiritual es una práctica.
  • Al conectarnos con Dios, nuestra vida no puede ser la misma y es por ello que comenzamos a tener cambios duraderos en la cotidianidad de nuestras vidas.

Las bendiciones comienzas a aparecer cuando conectamos con La Espiritualidad del SER y esta, no es una meta a la que se deba llegar, por el contrario, es una manera de vivir que afecta permanentemente los diferentes aspectos de la vida, desde nuestro sistema de creencias, pasando por nuestras convicciones, que nos llevan a mejorar nuestras capacidades, afectando nuestro comportamiento para que logremos cambiar nuestro entorno.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s