Del vacío a las máscaras.

Todos usamos máscaras con el fin de ser aceptados por el grupo al que queremos pertenecer
Todos usamos máscaras con el fin de ser aceptados por el grupo al que queremos pertenecer

Junto a nuestros vacíos, aparecen los miedos que nos llevan buscar aprobaciones de quienes nos rodeamos, con el único fin de pertenecer. El miedo es quien se hace cargo de la construcción de nuestras defensas, pero el miedo es solo una creación de la mente, el patio del juego de nuestros egos. Es por ellos, los egos, que nos llenamos de temores que nos invitan muy convincentemente a buscar refugios que terminan por transformarse en magnificas construcciones, guiones; mascarás; disfraces; capas, paredes; muros o cualquier otro elemento que nos brinde “protección” para aquietar esos miedos que agobian nuestra existencia.

Ante esta situación, la prioridad es el quedar bien ante padres; amigos; colegas, entregando

Y así vamos construyendo máscaras para aplacar los miedos.
Y así vamos construyendo máscaras para aplacar los miedos.

una imagen inmaculada de comportamiento para poder ser aceptados y pertenecer. El miedo a los errores, al fracaso y en definitiva al rechazo son los que hacen que erijamos frente a nosotros algo que oculte lo que “solo tú sabes que existe”. Esa protección que nos hace sentir seguros, nos sacará del mundo real invitándonos a vivir fantasías alejadas de toda conexión, no solo de los demás sino de nosotros mismos. Es en ese instante, cuando comenzamos a buscar eso que nos falta sin darnos cuenta que lo tenemos justo a nuestro lado. Buscamos incansablemente y nos convertimos en mordaces críticos de todo lo que se nos muestra pues vivimos en el mundo de la mente donde el miedo es poderoso y mientras estemos allí, seremos de corazón duro, tanto que si el mismo Dios se nos presentara, seríamos incapaces de verle ya que nuestra “protección mental” nos lo impedirá. Ten claro lo siguiente.

Dejar las máscaras no es tarea sencilla, debes acabar con las mentiras que te has dicho y creído.
Dejar las máscaras no es tarea sencilla, debes acabar con las mentiras que te has dicho y creído.
  • Por más apariencias que uses, ninguna máscara te permitirá ver con claridad, pues así como protege u oculta tu verdad, también te limita lo que puedes ver del mundo fuera de ti y entre eso que te impide ver, está Dios.
  • Nos alejamos de Dios en la medida que la máscara se hace más grande.
  • Con el tiempo, cargar la fachada se hace insostenible y comienza a caerse por sí misma. Ahí  ya estás en problemas.
  • Cuando estás en problemas, estás al descubierto, buscas refugio en lo único que es capaz de protegerte y hacerte sentir amado, si, el Dios Padre Amoroso.

Sin importar lo que sea a lo que temas, El amor de Dios te recibirá y te cuidará, te perdonará y sanará tu vida por completo, pero para ello debes ir sin máscaras.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

2 respuestas a “Del vacío a las máscaras.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s