Esencia I.

Lo básico de las cosas, lo básico de la vida
Lo básico de las cosas, lo básico de la vida

Hay varios aspectos que son permanentes e invariables dentro de la vida de las personas. El cambio, lo inexorable del tiempo, el amor y la presencia de Dios. Esto siempre ha estado y siempre estará, tanto así que pudiéramos calificarlo como la esencia en la existencia de las personas. Según tu sistema de valoración y creencias, algunas tendrán mayor o menor importancia, pero en resumidas cuentas todas siempre están.

 

Está en la naturaleza de todo, incluso nosotros mismos
Está en la naturaleza de todo, incluso nosotros mismos
  • El cambio: Es constante, nada permanece de una misma manera por mucho tiempo, y esta cantidad de tiempo en la que “pareciera permanecer” igual, nos da la oportunidad de aprender de ella para luego dejarla. Así que sea lo que sea que te esté sucediendo, pasará.
Un acuerdo difícil de comprender.
Un acuerdo difícil de comprender.
  • El Tiempo: Es el gran igualador de todos en este planeta, nadie cuenta con un día de 28 horas ni con horas de 72 minutos. Lo que si hay son personas eficientes que alcanzan una efectividad sorprendente al hacer más con el mismo tiempo. Toca aprender de ellas y hacer más con lo que tenemos.
La razón por la cual existimos.
La razón por la cual existimos.
  • El amor: Existimos gracias al amor. Como civilización, el amor de Dios es lo que nos ha puesto en esta pista de evolución y desarrollo y como individuos, somos creados por el amor entre dos y sin este amor, no existiríamos. Es nuestra verdadera esencia. El deber es comenzar por amarnos a nosotros mismos.
No es si existe o no, es si lo dejas ser parte de tu vida.
No es si existe o no, es si lo dejas ser parte de tu vida.
  • Dios: Todo lo que fue, es y será, la fuente infinita del amor universal. No importa si te empeñas en que te demuestren que existe y te basas en ello para decir que no hay tal cosa, o por otro lado si eres un pensador científico en busca de pruebas permanentes de su existencia. Albert Einstein, no solo llegó a punto de admitir que sin él no existiría nada de lo que hay y somos, sino que empeñó los últimos días a descubrir sus secretos. Dios siempre ha estado contigo, si ya lo sabes, perfecto, si no lo tenías claro, ya lo sabes.

Todos conocemos estos términos y los usamos, muchas veces como un cliché, pero ¿Que tan conscientes somos de ellos? No mucho, casi siempre andamos en automático, pero cuando  nos hacemos conscientes de estas realidades, acamábamos con muchas angustias, la mayoría de ellas inconscientes.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

2 respuestas a “Esencia I.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s