Pruebas II

Todos estamos presentando pruebas, no nos podemos compiar porque las pruebas son diferentes.
Todos estamos presentando pruebas, no nos podemos compiar porque las pruebas son diferentes.

Ahora bien, seamos claros, la mayoría de las veces no aprobamos el examen emocional a la primera, a veces ni en las 25 primeras veces que lo presentamos y ¿Qué es lo que ocurre? Acto seguido comenzamos a quejarnos, a reclamarle a Dios que, que fastidio tanto trabajar y rezar, el ir a misa los domingos para que permita que todo suceda al contrario de como se lo pedimos, lo que irremediablemente nos lleva a alejarnos de él.

Es importante saber que Él no permite que nada malo nos ocurra, solo nos acompaña durante las pruebas y el entrenamiento al que nos sometemos durante nuestros procesos de crecimiento y transformación. Si lo ves así, entonces cada situación que se presenta, por complicada que parezca, no es más que un examen para probar lo que hemos avanzado. Molestarse con algo así, es como si un atleta se molestara luego de haber trabajado por un año para bajar 10 centésimas de segundo en la pista o en una piscina, el resultado en la competencia es un tiempo 1 segundo por encima de su promedio. No hay mucho más que hacer, si quiere el ORO, sin quejarse, vuelve a la piscina, busca el error en la brazada o zancada, en la patada, su postura y va por la siguiente competencia.

¿Pro qué cuando tuve más problemas me abandonaste? Solo veo un par de huellas en el camino...  - Ah, eso es porque te estuve cargando. Dijo Dios
¿Pro qué cuando tuve más problemas me abandonaste? Solo veo un par de huellas en el camino… – Ah, eso es porque te estuve cargando. Dijo Dios
  • El desarrollo personal es similar a la preparación para una competencia, hay que insistir hasta lograrlo.
  • Las emociones nublan la visión alejándonos de la realidad de que no es más que una capa que aún no quitamos del todo.
  • Al mismo tiempo, las emociones son también la guía y las que nos indican si hemos aprobado o no la materia pendiente. Solo está atento y evita quedarte enganchado en alguna de ellas.
  • Dios no pone las pruebas, nos acompaña, nos hace barra y alienta a cada paso del camino. Si quieres un responsable, busca un espejo.

Busca en tu memoria ese día que perdiste la paciencia con alguien cercano, reflexiona sobre la situación y ve que tanto de ti hay en esa otra persona, pues es eso precisamente lo que te genera la molestia, el no querer verte. Practica paciencia, luego de sacar la emoción, obsérvate y sigue avanzando.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

3 respuestas a “Pruebas II

  1. Así es, el camino te pone pruebas pero todas tienen una razón quizá para conocernos, es cierto, pero también es para reconocer lo que podemos atraer de otras personas, que quizá no ponemos atención en nosotros mismos .. como la falta de sinceridad por ejemplo, a veces nos encontramos con gente que nos parece sincera y no lo es, y eso hay que verlo en nosotros mismos reconocerlo y aprender la lección para seguir adelante…..

    Gracias por compartir tu experiencia de viajero de vida, en cada uno de tus escritos se nos permite observarnos y conocernos quizá n tanto como papá DIos nos conoce pero si un poco más

    Namasté Bilko

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s