La humildad.

Los egos nos mantienen en círculos viciosos que nos impiden ver la luz al final del tunel.
Los egos nos mantienen en círculos viciosos que nos impiden ver la luz al final del tunel.

Luego que hemos visto una nueva información, comienzan a suceder en nosotros ciertos cambios que nos van dando indicaciones sobre la veracidad de la misma. Nos oponemos, nos sentimos cómodos o simplemente nos da igual. De cualquier manera, la información es recibida porque estamos list@s para recibirla, para emplearla como corresponda en nuestras vidas.

Así sucede con esta información sobre los egos. Nos incomoda o nos parece que está totalmente fuera de lugar, pasa por debajo de la mesa o en el mejor de los casos, no impresiona y hace click en nosotros. Todos eso son indicativos sobre lo que esta información está haciendo en cada quien. Lo cierto es que en la medida que más nos incomode, más sentido tiene estudiarla y aprenderla. Si resuena, entonces corresponder buscar más y avanzar.

Nos resistimos a eso que nos hace avanzar. Es una reacción natural del ego.

Luego que aprendemos y que podemos ver la información desde una perspectiva más extensa, entonces aparece en nosotros esa actitud que nos hace recibir más. Aparece la humildad.

Es el aprendizaje lo que nos da la humildad y con esta, una nueva manera de mirar la vida.

Una manera de decirlo pudiera ser el popular dicho: “Uno no aprecia lo que tiene hasta que lo pierde”. Este es el mismo principio que nos hace apreciar a nuestros padres, parejas, hijos, empleos, etc. luego de mirar en perspectiva, lo que hicieron, lo que pasaron para educarnos o simplemente mirar a quien no tiene lo que nosotros sí.

La luz aparece solo cuando podemos mirar a los egos y entender su función. Solo así, luego de entender, avanzamos.
La luz aparece solo cuando podemos mirar a los egos y entender su función. Solo así, luego de entender, avanzamos.

La humildad aparece cuando luego de aprender, logramos mirar a nuestros egos y estos, cual chiquillos traviesos, dan paso a la luz sobre esa situación que tanto nos incomoda.

Mirar a nuestros egos no es tarea sencilla, tampoco el aceptar que existen y nos hace actuar de maneras poco apropiadas para nuestro desarrollo, hay un tiempo para todo y cada quien tiene su momento. Solo no pierdas de vista la información, repásala con frecuencia y está listo para cuando sea el momento.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s