Mi espacio.

Es el momento que uso para crear-me, si lo hago a diario, mejor.

Me tomó algo de tiempo darme cuenta lo poderoso e indispensable que es tener tiempo para mí, así lo emplee en hacer nada. Meditar y orar a diario sobre eventos cotidianos y sus enseñanzas, es un hábito poderoso en el desarrollo de la intimidad que significa el crecimiento espiritual y la conexión personal con la intuición que me guía hacia todas las respuestas que necesito.

Cuando creo el espacio de tiempo para estar conmigo, logro conocer con detalle el SER que estoy llamado a crear.

Es importante poder diferenciar los momentos de emocionalidad alterada, en los que el encierro es una opción aceptable y la intimidad personal de un encuentro diario con Dios. Son eventos muy diferentes y en la medida que práctico la conexión diaria, las eventualidades emocionales pasan a segundo plano, permitiendo la creación de alternativas viables a la solución de mis “problemas” o lecciones.

La invitación de hoy: Crea un espacio de soledad en el que pueda encontrarte con tus pensamientos y diferenciar con claridad, los argumentos del ego y la guía de Dios que siempre está presente.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s