Encuentros y desencuentros

Encontrarte en el entorno es parecido a verte por partes en un espejo roto.

Más allá de cualquier comprensión racional, Dios, la vida y/o el universo, arman escenarios con personajes peculiares a fin de prepararme para su encuentro. Los puedo llamar vicisitudes, problemas, conflictos, pero al final del día no son más que espejos que se presentan para mostrarme algo que he estado eludiendo por más tiempo del necesario.

Mirarme con sinceridad es un ejercicio recurrente al cual debo prestar la mayor atención.

No hace falta estar horas frente al espejo, basta con mirar alrededor y apreciar los conflictos internos que aparecen en mi mente o las emociones expresadas con la aparición de alguna persona o evento. Son estos, pensamientos y emociones, los que funcionan como brújula para guiar mis decisiones de acuerdo a los cambios personales de cara a un mejor SER.

La invitación de hoy: Presta atención a lo que sucede dentro de ti cuando te mueves durante el día, esas emociones y/o pensamientos de juicio, envidia, rencor, amor, deseo. Todos son reflejos propios, mostrándose para que puedas mirar, apreciar, crecer.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s