Sobre el desconocimiento de lo que en verdad se desea/quiere.

Desconocimiento de lo que queresmos
Es tiempo de de derrumbar el laberinto de nuestras creencias.

A la mayoría de no nosotros se nos ha enseñado que hablar bien sobre nosotros mismos es un acto egoísta, que decir lo que en verdad se desea, a veces puede ser un acto imprudente y todo esto lo vamos aprendiendo en la medida que crecemos. Todo se garba en un nivel muy profundo hasta que llega el punto en el que, inconscientemente, comenzamos a desechar nuestros deseos, nuestros talentos, nuestra verdadera realidad.

Aprendemos a ser muy duros con nosotros mismos, tanto así que cuando se nos pregunta por defectos, hacemos una lista considerablemente más larga que la hacemos cuando nos preguntan por nuestras virtudes.

Y al igual que con nuestros defectos y virtudes, cuando se nos pregunta por lo que queremos, terminamos numerando las cosas que “no queremos”, lo que nos comienza a colocar en la pista equivocada a la hora de crear realidades cónsonas con quienes somos. Decimos no querer una enfermedad, cuando en realidad deseamos estar sanos, deseamos no ser pobres, cuando en realidad lo que queremos es prosperidad. Si no puedes apreciar la diferencia, entonces, aún tienes trabajo por hacer.

Aprende a conocerte y aprende a definir lo que quieres, evita comenzar por “lo que no quieres”, este es el principal y más común de los errores.

Atraemos lo que tenemos en nuestras mentes, ya sea que lo queramos o no. Si quieres salud, pero en lugar de ello piensas que “no quieres estar enfermo”, entonces tu atención y enfoque (temas de los artículos anteriores), estarán puestos en la enfermedad, no en la salud. Recuerda, lo que atraes a tu vida está regido, nada más y nada menos que por tus pensamientos, es así como, si piensas en enfermedad, pues atraerás enfermedad.

Saber y definir lo que quieres no es tan complicado cuando eliminas el ruido de tus creencias y aprendes a conocer quién eres en realidad.

Para reconstruirte tienes que concerté y para ello corresponde comenzar a deshacer el laberinto de creencias y pensamientos que te han traído hasta aquí. Bien o mal, no importa, lo que en realidad cuenta, son los cambios que necesitas iniciar lo más pronto posible. Sin dejar de lado las complicaciones implícitas en dejar de ser quien crees ser.

La invitación de hoy: Comienza a escucharte a leerte, solo así podrás darte cuenta de los pensamientos que están en tu mente y como estos, entorpecen tus creaciones.

Todo lo mejor para ti.-

Bilko Castro Arias

Qanon

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s