El sendero.

Todos llevamos cargas, unos más otros menos. Sin importat la cantidad, toca soltarlas para poder avanzar.
Todos llevamos cargas, unos más otros menos. Sin importat la cantidad, toca soltarlas para poder avanzar.

En esto de vivir, pareciera que muchas veces nos encontráramos en laberintos sin salidas, con ventanas y puertas que solo nos llevan a callejones sin salida donde lo único que al parecer nos queda, es sentarnos a llorar en espera que alguien venga a rescatarnos. A todos nos ocurre por más fortachones que pensemos que somos, de cualquier manera, siempre Sigue leyendo