Cuando estoy listo.

Estoy listo cuando tengo la disposición de enfrentar los retos, no antes.

Es solo en ese momento cuando puedo abrir mi corazón para permitir la salida de las cargas y darme la oportunidad de enfrentar las complicaciones de lo incierto. Es mi propia disposición a recibir  la que determina el que pueda salir de mis círculos viciosos y entrar a espirales Sigue leyendo