Siempre.

Siempre cambio y nunca soy el mismo.
Siempre cambio y nunca soy el mismo.

Me cuesta entender los absolutos como: nunca y siempre, especialmente cuando “nunca dejo de aprender y siempre hay cambios”, pero estos existen en las realidades que vivo, no en mi personalidad. Yo puedo cambiar para, en lugar de ser siempre huraño o nunca levantarme temprano, levantarme más temprano con Sigue leyendo