Desesperanza.

La mezcla más peligrosa es la que se hace con las emociones. Combinar miedo con rabia, tristeza o frustración solo puede tener un resultado, la desesperanza. En el caso del entorno venezolano puede parecer algo auto-inducido, pero la verdad es que saberse marionetas de quienes tienen el control político, sean del color que sean, desanima a unos y enfurece a muchos. No se trata de trancar calles, generando caos y destrucción, tampoco de establecer diálogos, algo totalmente imposible cuando las negociaciones están, a Sigue leyendo

Anuncios