Teoría y experiencias.

Teoria y experiencia
Para alcanzar la maestría, necesitamos mucha práctica.

Todo aprendizaje tiene dos componentes esenciales, el primero es la teoría o el conocimiento intelectual sobre el como hacer algo que deseamos hacer y el segundo es la práctica o el uso de la teoría o técnicas aprendidas en el primer componente del aprendizaje. En pocas palabras, estudio y luego practico. Así funciona con todo lo que Sigue leyendo

Aprendizajes y sus consecuencias.

Aprendizajes y su consecuencia
Todos tenemos talentos, corresponde identificarlos y desarrollarlos con consciencia.

Todo aprendizaje es beneficio, no significa ningún tipo de carga, claro, dependiendo de los resultados que obtengamos con ellos. Verás, nos mantenemos aprendiendo, construyendo nuestra personalidad a través, no solo de conocimientos, sino de vivencias cargadas de emociones que nos dejan marcas significativas y que, a su vez, determinan la Sigue leyendo

Sensación de derrota.

Sentirme bien o mal, siempre es una decisión personal.

Suelo ver la vida de manera lineal en la que las cosas son de una manera o de otra, difícilmente con soluciones intermedias, si no es negro, entonces es blanco, o estoy arriba o abajo, gané o perdí. Siendo esto una perspectiva de vida, las cosas se tornan un poco Sigue leyendo

Expectativas falsas y reales.

Las expectativas son creaciones mentales de resultados impredecibles, por ende causantes de la Frustración.

Algo que ha sucedido consistentemente en el largo proceso dictatorial en Venezuela, es que, para quienes adversamos el procesos desde sus inicios, se han suscitado momentos de entusiasmo personal generado por creencias de un entorno disfrazado de resultados positivos. Como es de entender, esto genera mucha frustración (rabia combinada con tristeza) y para quienes nos hemos dedicado a observar de manera permanente, el resultado es un aprendizaje sostenido sobre la conducta político/social de Sigue leyendo

Da Rabia y frustración.

Cuando lo sientas, suéltalo, eso si, suéltalo y continúa.

Es verdad, hay ocasiones en las que es inevitable no subir la mirada al cielo y decir “Pero bueno, ¿hasta cuándo?” con un gesto de cansancio y quizás obstinación. De quedar hasta allí esa “queja” sería más una descarga de pesar que una posición Sigue leyendo