Impotencia.

Respira.

Pero es que hay momentos de momentos. El entorno es voraz con la enseñanza, sobre todo cuando se entera que estoy tomando vuelo, que los aprendizajes están calzando, promoviendo júbilo en mí. La emoción que aparece es difícil de identificar, ya que Sigue leyendo

Sensación de derrota.

Sentirme bien o mal, siempre es una decisión personal.

Suelo ver la vida de manera lineal en la que las cosas son de una manera o de otra, difícilmente con soluciones intermedias, si no es negro, entonces es blanco, o estoy arriba o abajo, gané o perdí. Siendo esto una perspectiva de vida, las cosas se tornan un poco Sigue leyendo

Expectativas falsas y reales.

Las expectativas son creaciones mentales de resultados impredecibles, por ende causantes de la Frustración.

Algo que ha sucedido consistentemente en el largo proceso dictatorial en Venezuela, es que, para quienes adversamos el procesos desde sus inicios, se han suscitado momentos de entusiasmo personal generado por creencias de un entorno disfrazado de resultados positivos. Como es de entender, esto genera mucha frustración (rabia combinada con tristeza) y para quienes nos hemos dedicado a observar de manera permanente, el resultado es un aprendizaje sostenido sobre la conducta político/social de Sigue leyendo

Da Rabia y frustración.

Cuando lo sientas, suéltalo, eso si, suéltalo y continúa.

Es verdad, hay ocasiones en las que es inevitable no subir la mirada al cielo y decir “Pero bueno, ¿hasta cuándo?” con un gesto de cansancio y quizás obstinación. De quedar hasta allí esa “queja” sería más una descarga de pesar que una posición Sigue leyendo

Tener esperanza.

Fuerza y Fe

Creer en un futuro promisorio depende, en principio, de la calidad de los pensamientos que genero respecto a los acontecimientos que suceden en mi entorno, bien sea que participe directamente de ellos o no. Es así como mis pensamientos me hacen percibir la bondad en otros y esto alimenta mi fe, despertando la esperanza de un futuro mejor. Pero también Sigue leyendo

Desesperanza.

La mezcla más peligrosa es la que se hace con las emociones. Combinar miedo con rabia, tristeza o frustración solo puede tener un resultado, la desesperanza. En el caso del entorno venezolano puede parecer algo auto-inducido, pero la verdad es que saberse marionetas de quienes tienen el control político, sean del color que sean, desanima a unos y enfurece a muchos. No se trata de trancar calles, generando caos y destrucción, tampoco de establecer diálogos, algo totalmente imposible cuando las negociaciones están, a Sigue leyendo

Sin ideas.

En los momentos de frustración, siempre es mejor dar un par de vueltas.

Hay momentos en los que me siento atascado en situaciones que parecieran no tener salida y que por más intentos que haga los avances no se manifiestan, al menos, no en la medida en que siento debe ser recompensado mi esfuerzo. En estos casos, normalmente Sigue leyendo