Darme permiso

Solo hazlo, no necesitas permiso.

El descanso, alejamiento, encierro, sea cual sea el nombre que pueda darle a mi ausencia de este espacio, obedeció únicamente al hecho de haberme dado cuenta que no tenía que pedir permiso para hacerlo. Por incongruente que parezca, durante este tiempo pude sentir muchas emociones que estuvieron Sigue leyendo

Anuncios