NO.

Una palabra muy poderosa a la que dificilmente le damos el uso adecuado.
Una palabra muy poderosa a la que dificilmente le damos el uso adecuado.

Tanto que se escucha esta palabra a lo largo de nuestras vidas, desde el inicio contaminamos a nuestros chicos de la misma manera en como fuimos contaminados de la negación a NO Hacer so pena de castigo, sanción, golpe o en el mejor de los casos un grito. Una palabra monosílaba que tiene el poder de plantarnos en la absoluta incapacidad de hacer, de crecer, de lograr. Es tanto el temor que implica que luego de grandes, cuando pensamos que ya superamos nuestras limitaciones, resulta que terminamos metiéndonos en problemas por No decirla a tiempo y oportunamente.

Empleamos el No en frases que nos limitan y limitan a otros como el No se puede; No hagas; No seas… etc… y cuando alguien nos invita a un lugar que nos parece poco agradable  o simplemente nuestro humor está poco cónsono con el momento y el entorno al que nos convidan, nos eximimos de decir: Lo Lamento NO quiero ir. Por temor a quedar mal o al rechazo de algún grupo o simplemente por el que dirán. En el peor de los casos dejamos de emplearla porque pretendemos quedar bien con todo el mundo a nuestro alrededor.

Dejar de negarnos cuando es menester hacerlo, genera exceso de compromisos a los que además de no poder atenderlos todos por nuestra incapacidad física sobre la omnipresencia, nos carga de energías de frustración al no poder complacer a nuestros SI. El mal humor y el pesar se hacen parte de nuestras vidas y es allí donde comenzamos a vivir situaciones problemáticas con nuestro entorno. Algunas herramientas para poder tomar decisiones y darle un uso mas adecuado al NO:

  • Utilizar adecuadamente el NO nos permite gerar los espacios que necesitamos para crecer.
    Utilizar adecuadamente el NO nos permite crear los espacios que necesitamos para crecer.

    Tener claridad de nuestros valores y principios, esto determinará nuestras prioridades y nos dará la fuerza necesaria para poder negarnos a algo que no queremos hacer.

  • Enfocarnos en nuestro bienestar más que en el complacer a otros. Esto solo va a depender de nuestro sistema de valoración.
  • Si es importante acompañar a alguien querido a un lugar al que no deseamos asistir, negociar, no con la otra persona, sino con nosotros mismos las emociones que esto nos genera. Al final puede ser una excelente herramienta para descubrirnos.
  • Entender que al decir NO, no estamos rechazando a la persona o la invitación, sino estamos haciendo espacio para nuestro propio bienestar.
  • Ten el coraje de decir que no cuando quieras decirlo.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

One response to “NO.

  1. Excelente! Quiero compartirles una anécdota. Hoy en la mañana conversaba con una amiga por teléfono para que me ayudara a crear una forma de evadir una invitación a la que no quería ir, y mientras tanto estaba abriendo mi correo para atender las cosas diarias, y veo este blog, que me llegó como anillo al dedo, para tener la valentía suficiente de “NO”, a esa invitación que sé, que me perturbaría más adelante, si le contestaba que si. Gracias!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s