En acción.

Las leyes de la física aplican a todos los niveles de existencia.
Las leyes de la física aplican a todos los niveles de existencia.

Las leyes físicas del movimiento presentadas a la humanidad por Isaac Newton en 1687 representan, no solo una formulación matemática aplicada a las ciencias del cálculo y resolución de problemas, sino también a nuestra cotidianidad. Aún cundo no sea posible calcular la cantidad de esfuerzo que imprimimos a un proyecto o la masa de algún “conflicto” que se nos presente en la vida, la tercera de estas leyes, la de Acción y Reacción, aplica para todo.

De esta manera, si deseas obtener algo, instintivamente; por programación familiar o formación de vida, sabes que tienes que trabajar para lograrlo. ¿Cuánto tienes que trabajar? Eso dependerá de lo que desees obtener. Pero ¿Qué ocurre cuando trabajas mucho para obtener lo que deseas y no lo recibes en el momento que esperas? Hay muchas respuestas que puedes considerar válidas según sea tu sistema de creencias, pero lo más seguro es que haya habido un error en el cálculo. Tal como te pudo haber ocurrido en algún examen durante tus estudios, al fallar en un número o no considerar algunos decimales te llevan a un resultado distinto al esperado. Así ocurre con nuestros esfuerzos, calculamos algo proporcionado a lo que deseamos y muchas veces erramos.

Los errores más comunes suelen ser los más obvios y por ende, los que menos pensamos a la hora de revisar en que nos equivocamos.

Para obtener el resultado deseado, debemos aplicar la acción correspondiente.
Para obtener el resultado deseado, debemos aplicar la acción correspondiente.
  • Sobre estimamos nuestras capacidades. Sentimos que podemos hacer más cuando en realidad no es así.
  • Sub estimamos el reto de lograr el objetivo, este suele estar combinado con el anterior, así que pueden ser individuales o combinados.
  • Nos equivocamos en el método. Es decir, creemos que la solución es de una manera, cuando en realidad el camino es otro.
  • Erramos en la estimación de la distancia y/o el tiempo. Lo cual nos genera frustración y a la larga desánimo para continuar.
  • No consideramos todas las variables. Lo que nos lleva a tener más “problemas” de los que en realidad puede haber.
  • Desconocemos por completo lo que deseamos obtener, por largo el más común de los errores manifestado en la falta de metas y objetivos claros.

Si deseas algo, no dudes, actúa en consecuencia, eso sí de manera inteligente revisa los datos del problema, encuentra el método adecuado y dedícate a obtener eso que tanto anhelas.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

One response to “En acción.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s