A la luz del amor.

Nuestro mundo se pinta del color de nuestas emociones.
Nuestro mundo se pinta del color de nuestas emociones.

La vida siempre toma tonos distintos dependiendo de cómo nos sintamos por dentro. Recuerdo una línea al final de la película Hombres de Negro II (Men in Black II) en la que K le dice a Laura (la princesa) – ¿Te pones triste cuando llueve? A lo que ella le responde. – Si, lloro cuando llueve. Y entonces K le dice – No querida, llueve porque tú lloras.

Ciertamente, al menos por ahora, no tenemos la capacidad de cambiar el clima y podemos dar gracias a Dios por ello, ya que si este dependiera de nuestras emociones creo que viviríamos en una tormenta permanente. De cualquier manera, dejando de lado el tema climático, nuestro entorno se sintoniza con lo que llevamos dentro y es así como creamos las situaciones que nos van sucediendo durante días, semanas y a veces, hasta por años.

Vemos al mundo dependiendo de nuestra sintonía emocional. Si nos sentimos alegres y entusiasmados, todo parece fluir de maravillas, incluso los tropiezos parecen pequeñas piedras que podemos sortear con facilidad. Lo contrario también es cierto, estar de malas hace que ni siquiera podamos escuchar la música que nos gusta porque ninguna emisora de radio transmite algo que nos alegre.

Lo creas o no, esto es real, basta con darle una mirada consciente a cualquiera de nuestros días, especialmente en los que tenemos picos emocionales.

Todos contamos con herramientas para cambiar el tono del día, solo úsalas.
Todos contamos con herramientas para cambiar el tono del día, solo úsalas.

En lo personal te puedo decir que me cuesta mucho trabajo mantenerme sintonizado con el entusiasmo y me he dado cuenta porque pienso que si me pasan cosas buenas es más fácil alegrarme, una realidad que ha ido cambiando paso a paso y me ha llevado a poder darle la vuelta a un día gris para tornarlo en uno, al menos, parcialmente soleado. Algunas de las cosas que he hecho son:

  • Darme cuenta de que cuento con las herramientas necesarias para sintonizarme con el entusiasmo. Así como pienso en el futuro que me angustia o el pasado que me culpa, también puedo pensar en mis logros pasados y en los sueños que me mueven a diario.
  • Respirar es una herramienta poderosa. Si bien este mundo acelerado nos lleva a una velocidad que es muy difícil de controlar, también es muy cierto que puedo hacer pausas cortas que me han permitido recuperar el aliento y continuar con mejor ánimo. Si, ya se, a mí también me provoca quedarme en la cama esos días grises, pero esa no es la salida.

La invitación de hoy: No dejes de hacer lo que estás haciendo, solo baja la velocidad, enfoca tus prioridades y deja de lado esas cosas que te roban energía y tiempo, o mejor aún, resuélvelas y luego te dedicas a lo importante. Solo así podrás cambiar las perspectivas y mirar tu día a la luz del amor.

Todo lo mejor para ti.-

 

Anuncios

One response to “A la luz del amor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s