Permitir.

Ante todo, permiteTE.

A mí alrededor suelo escuchar personas hablando sobre y pidiendo tener más paciencia, ser más tolerantes, sin darse cuenta o sin pensar siquiera donde pueden o como alcanzarla. Tampoco se detienen a pensar en la manera en Dios les otorga tal condición. De cualquier manera, ser más paciente y/o tolerante, parte por permitir a otros y a mí, hacer o dejar de hacer.

El permitir requiere de valor y auto-conocimiento más que de magnanimidad o autoridad.

El problema de permitir es que siento que pierdo el control y es en este punto cuando aparecen los temores y el ansia por querer que las cosas sean como “Yo Quiero” en lugar de como son. Para evitar esa sensación, es necesario conocer que lo que da origen a la paciencia es el amor absoluto y en la medida que más ame, más podré ser paciente con lo que sucede a mí alrededor. El mejor ejemplo es el de los padres. Quien tiene hijos o conoce a alguien que los tenga, sabrá comprenderlo, sobre todo si los hijos representan un sacrifico extraordinario.

La invitación de hoy: Deja de pedir paciencia y comienza a fabricarla construyendo en ti el amor que te permita comprender y tolerar lo que sucede, en lugar de ese amor controlador que solo demora el desarrollo propio y el de los demás.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s