Servicio residual.

Es imposible, al menos en este plano, imaginar la verdadera dimensión de nuestros servicios.

Ya sabemos que nuestras acciones de servicio tienen un alcance inconmensurable, pues desconocemos las dimensiones verdaderas de las mismas en el corto, mediano y largo plazo, así mismo, desconocemos por cuanto tiempo inciden en la vida de los beneficiarios de dichas acciones. Sin importar el resultado, especialmente si este es adverso a nuestras expectativas, el impacto de un servicio se puede medir en proporción directa a la intención impresa a la acción.

El servir a los demás no tiene reglas o recetas, pero si pudiéramos numerar básicos del servicio, este debería ser: Sincero, con intención y sin expectativas de resultados.

Puede que preste ayuda a un transeúnte y no reciba un gesto de agradecimiento en respuesta a mi acción, pero en definitiva, si la intención es sincera y poderosa, el servicio rendirá frutos más temprano que tarde.

La invitación de hoy: Está dispuesto al servicio, recuerda que no sirves a personas sino a propósitos más elevados y puros que los caprichos de las personas y por ello sus alcances son insospechados.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s