Desprendido.

Dejar ir no es perder, es abrir espacios.
Dejar ir no es perder, es abrir espacios.

La razón que hace que no consiga más, es que ha sido complicado desprenderme de cosas como; emociones, personas, objetos, incluyendo entre estos últimos, algunos juguetes. No se trata de olvidarlos sino de emplearlos en lo que son verdaderamente Sigue leyendo