Estamos listos.

Si colocásemos signos de interrogación a este título, seguramente obtendríamos varias respuestas de cada quien, incluso algunas parecidas a: “Claro que estoy listo, lo que pasa es que…“ Y luego de ese QUE, tendríamos las historias más variadas, argumentos seguramente válidos  para no hacer lo que deberíamos estar haciendo.

Siempre que lo sintamos, estaremos listos para hacer lo que sea.
Siempre que lo sintamos, estaremos listos para hacer lo que sea.

Si logramos ver en retrospectiva, nunca hemos estado listos para asumir las responsabilidades que hemos asumido en la vida y pareciera que en la medida que avanzamos, vamos sintiendo mayor inseguridad a la hora de hacer lo que es menester realizar, especialmente si se trata de nuevas áreas en las que ciertam Sigue leyendo