Vencer al miedo.

El miedo nos hace huir de nosotros mismos...
El miedo nos hace huir de nosotros mismos…

Las emociones siempre están de nuestra parte, han sido diseñadas para ayudarnos, incluso a superar obstáculos y mantenernos con vida; conquistar aquello que anhelamos y diferenciar tanto a las personas como a las situaciones. También nos ayudan a ayudar a nuestros prójimos a través de dar amor y sentir compasión; incluso la rabia nos da un impulso a movernos hacia adelante en esos momentos de frustración. Hasta este punto, ver a las emociones desde esta perspectiva nos brinda una vida extraordinaria en la que podemos aprender de todo.

Mucho es lo que se ha escrito sobre el miedo, reivindicándolo o condenándolo, convirtiéndolo en una emoción proscrita, sumado al poder que le damos a través de los tiempos, se ha convertido en uno de los flagelos más comunes por estos días. Tal vez pensamos que somos los únicos a los que nos da miedo hacer o dejar de hacer algo; que nuestro miedo es el más grande de todos; lo evadimos o tendemos a pensar algo así como “…mis problemas son tan, pero tan enormes que ¿cómo no te das cuenta que mi miedo está más que justificado?”

Tan evasiva es esta emoción que algunas veces ni nos enteramos que algo nos da miedo. Asumimos conductas escapistas que se hacen hábitos y dejamos pasar de largo eventos que nos dan pistas de como solventar alguna situación en nuestras vidas. Una manera de vencer a este miedo es ponernos en acción, pero no una acción que no ocupe y distraiga del momento presente como el trabajo, la recreación excesiva como la bebida o algún otro vicio. Ponernos en acción hacia la solución de nuestros problemas, una vez más tiene que ver

Solo ponernos en acción nos permite vernos a nosotros mismos y romper las ataduras que impiden nuestro avance.
Solo ponernos en acción nos permite vernos a nosotros mismos y romper las ataduras que impiden nuestro avance.

voltear la mirada hacia nosotros y darnos cuenta:

  • Identifica esa área de tu vida en la que sientes que no avanzas o en la que “siempre tienes problemas”; pareja, jefes, dinero, el carro, etc…  Cada quien tiene la suya.
  • Una vez que puedes decir de corazón “Está bien, asumo que tengo algo que aprender de (pareja, jefes, dinero, el carro, etc…)” obsérvate e identifica la emoción que se genera en tu interior. Esto es parte de la acción que debes asumir, tu primer paso.
  • El segundo paso, Busca ayuda, estas situaciones son bien complicadas de superar por uno mismo. Algunas referencias: La Iglesia siempre es el mejor lugar para encontrar ayuda, si no estás bien con ella, pues ¿Que mejor acción que reconciliarte con Dios?
  • ¿Sientes que Dios es parte del problema? Míralo así, esa puede ser una señal de Miedo.
  • Mantente en acción, buscando, identificando, sintiendo, atendiéndote.

Como siempre es menester aclarar que es un camino lleno de obstáculos y tentaciones. Tu enemigo interior dirá cosas y te hará creer que es pérdida de tiempo, solo mantente alerta. La velocidad del proceso también depende de uno mismo.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

2 respuestas a “Vencer al miedo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s