Satisfacción II.

Perseguir los deseos del Ego solo nos genera ansiedad y frustración.
Perseguir los deseos del Ego solo nos genera ansiedad y frustración.

Pareciera que hallar la verdadera satisfacción es una tarea sumamente compleja, ya que complacernos se convierte en satisfacer las ambiciones impulsadas por los egos que expresan emociones de manera descontrolada e inarmónica, haciendo que para nosotros nunca sea suficiente.

Siempre deseamos recibir, sentimos y pensamos que merecemos tener todo y esto no es casualidad, pues todo lo tenemos. El “problema” se presenta cuando no nos gusta lo que nos han dado, sin pensar en que tal vez hemos recibido, no solo lo que queríamos sino también lo que necesitamos. Es entonces cuando iniciamos los reclamos a Dios, Que si es muy alto o muy oscuro; que porque es este y no aquel; si hubiera recibido tanto el lugar de cuanto, etc… Nunca es suficiente. En descargo a todo esto, si no fuera por este empeño de los egos, tal vez una persona cualquiera como tú o quizás, T.A. Edison, no hubiese registrado sus más de 2.300 patentes y no estuviésemos disfrutando, las maravillas descubiertas e inventadas el siglo pasado. Pero ¿Cómo estos egos son diferentes de los de la mayoría de las personas? No lo son.

Difícilmente conoceremos las motivaciones de estos creadores, pero en definitiva, su enfoque no solo era en ser los mejores, sino también el de generar bienestar para muchos. Seguramente el espíritu de competencia, ese que nos impulsa a superar a otros, estuvo presente apoyándoles en momentos de flaqueza, pero lo que prevalecía era el mejorar la vida de sus comunidades y al hacerlo, se convirtieron en referentes de éxito. Reconoce lo siguiente ¿Cómo estás hoy con tu situación, satisfecho?

La verdadera satisfacción nos genera crecimiento y la conseguimos persiguiendo nuestra intuición.
La verdadera satisfacción nos genera crecimiento y la conseguimos persiguiendo nuestra intuición.
  • La verdadera satisfacción aparece solo cuando tenemos claridad en lo que deseamos alcanzar.
  • La búsqueda interminable y desordenada de la satisfacción, en cualquier ámbito de nuestras vidas, puede ser calificada de ansiedad y esta proviene del ego.
  • La ansiedad por el resultado se genera cuando queremos controlar la situación queriendo que sea más como nosotros queremos que cómo Dios quiere. Al final él siempre va a respetar el libre albedrío.

Sabrás que se trata del ego y no de la inspiración de la divinidad, cuando los “fracasos” en la obtención de tus resultados te generan frustración y rabia en lugar de aprendizaje y avance. Observa bien tus emociones con relación a eso que quieres y encontrarás un camino hacia el crecimiento.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s