Cambio de consciencia.

Cuando nuestra consciencia cambia, se expande y allí la conexión con la fuente se hace más clara y fuerte.
Cuando nuestra consciencia cambia, se expande y allí la conexión con la fuente se hace más clara y fuerte.

Hay momentos en los que uno se halla un poco aburrido de todo, como en los que no nos aguantamos ni a nosotros mismos. Todo es aburrido, la música que normalmente escuchamos nos harta, y así todo lo que nos rodea va perdiendo color y atractivo. Se pudiera decir que andamos de malas pulgas o que amanecimos con el pié izquierdo o derecho, según sea el caso.

La verdad cuando eso ocurre es el preciso momento de prestar mayor atención a lo que ocurre, no afuera, pues es más o menos lo mismo de todos los días. Lo que merece tener todo nuestro enfoque es lo que ocurre dentro, en nuestro cuerpo, mente y por encima de todo, las emociones. Esta sensación es una señal clara de que algo no está bien y que la rutina nos está consumiendo, no es que necesitemos vacaciones, claro que nunca caen mal, sino que hay algo que nos corresponde hacer y de alguna manera estamos evitando.

La frecuencia en la que vibran tu cuerpo y tus pensamientos comienza a aumentar y dictarte otros caminos, la intuición juega un rol determinante pues en la medida en que le prestamos mayor atención, entonces los resultados son mejores, incluso de los que esperamos. Es entonces cuando la consciencia se abre, crece, se intensifica, como sea que prefieras, es cuando comienzan a suceder milagros, la suerte juega a nuestro favor y las oportunidades se quitan los disfraces, o al menos podemos mirar a través de ellos.

Para darte del cambio tienes que tener los ojos bien abiertos, hacia adentro.
Para darte del cambio tienes que tener los ojos bien abiertos, hacia adentro.

Es cuando pasamos a descubrir lo viejo, cosas, personas y situaciones que siempre han estado pero no les habíamos dado la atención necesaria.

Así es como de pronto descubres nuevas maneras de prepara tus alimentos, te atreves a probar cosas impensables y a disfrutar lo que te parecía terriblemente aburrido. Has cambiado y lo mejor de este cambio es, como apuntó Oliver Wendell Holmes, médico y poeta del siglo XIX “Una mente expandida, jamás recupera su tamaño original” o lo que es lo mismo, jamás volverás a ser el mismo.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s