Sensibilidad.

Las emociones terminan por ser expresadas, cuando las contienes, no siempre aparecen en el mejor momento.

Estoy permanentemente expuesto a los estímulos del medio en el que desarrollo mi tiempo vital. Estos estímulos generan en mi cargas emocionales de diversas proporciones, desde las más alteradas (intensas), hasta las más débiles, estas últimas responsables por las explosiones de “carácter” al convertirnos en bombas de tiempo ambulantes, esperando el estímulo adecuado y con la suficiente intensidad para servir de chispa para la explosión.

Reprimir las expresiones emocionales, hace que aumente paulatinamente la sensibilidad.

Todos somos sensibles en diferente medida, lo que suele ser incómodo en la medida que no estemos acostumbrados a expresarnos adecuadamente cuando necesitamos hacerlo.

La invitación de hoy: Identifica en ti las expresiones de alegría, rabia, miedo y tristeza. Luego comienza por reconocer las veces que reprimes una expresión de alguna de ellas. Una vez identificada, exprésalas en la medida que aparezcan, solo así podrás desarrollar paciencia contigo mismo y amor propio.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s