Sobre los señuelos mentales.

Sobre los señuelos mentales
Es muy fácil confundir las mentiras de la mente con los verdaderos mensajes de nuestra divinidad.

Identificar a los señuelos, es decir a esos mensajes que parecen mensajes, pero que no son, bajo ningún concepto, mensajes de Dios, es una tarea sencilla, siempre y cuando sepamos donde mirar. El problema está en que aún sabiendo estas diferencias y donde mirar para encontrarlas, terminamos cayendo en el conflicto. Hey, eso es más que normal y natural, quien venga a decir que siempre tiene la certeza de escuchar a Dios, es sospechoso de no estar contando toda la verdad.

Como dije hace unos artículos atrás, escuchar a Dios es fácil, de hecho, siempre nos está hablando.

El problema no es tanto escucharle, sino 1) saber que es él y 2) hacerle caso. Este último, por largo es el más complejo ya que, tal como les comenté ayer, siempre queremos tener la razón y esta, irremediablemente, nos aleja de la verdad.

Dios se manifiesta de maneras insospechadas, pero siempre de forma clara y precisa.

Sus mensajes están en todas partes, sus indicaciones y guías de camino también, solo basta prestar atención a nuestra intuición para saber que estamos percibiendo una señal de nuestra divinidad. Pero, exactamente ¿Qué es lo que buscamos o que es lo que tenemos que evitar?

Como siempre estas son solo algunas indicaciones extraídas de mi propia experiencia y aunque esto no le resta validez, ciertamente puede que se queden cortas a la hora de compararlos con tu propia experiencia. De cualquier manera, aquí van

A que prestar atención

Que cosas evitar
  • Al silencio
  • A las frases breves que aparecen en nuestra mente
  • Imágenes que, sin intención alguna, aparecen en nuestra pantalla mental
  • Sensaciones corporales favorables (estas nos indican que vamos por buen camino)
  • Sensaciones corporales desfavorables (estas nos indican que es mejor cambiar de rumbo)
  • La argumentación excesiva, si es necesario dar explicaciones, entonces mejor no hacerlo
  • Las excusas, sobre todo las recurrentes
  • La felicidad excesiva
  • La rabia excesiva
  • La tristeza excesiva

La invitación de hoy: Como te podrás dar cuenta, muchas de estas cosas a observar, ya las conoces de sobra, ahora solo tienes que, agregar lo que te parezca pertinente agregar a la lista y por supuesto, hacerte caso.

Todo lo mejor para ti.-

Bilko Castro Arias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s