El llamado.

El llamado
El impulso de atender a este llamado es incontrolable, a pesar de la resistencia de los egos.

Estos tiempos convulsos nos invitan a la reflexión, claro está, luego de habernos quejado por los cambios en las rutinas y de haber insultado a quien quiera que esté a cargo de este espectáculo. Siempre hay que complacer a los egos en su necesidad expresar victimismo o culpa. En fin, luego de darnos cuenta que no llegaremos a ningún lado con esa actitud, entonces, abrimos paso Sigue leyendo