Cuando me engancho.

Mi mente hace de las suyas cuando abro espacio para que tome el control, de esta manera,  puedo acostarme con una discusión rebotando en mi cabeza y amanecer argumentando y discutiendo conmigo lo que debí decir y no dije o lo que dije y no me satisfizo. Luego de unos minutos de conversación interna vana y sin sentido, me doy cuenta que estoy enganchado en una discusión interna que no suma a mis intereses, solo con el fin de querer Sigue leyendo