Luz.

Para poder ver la luz es necesario haber conocido la oscuridad y esta existe en todo y en todos.
Para poder ver la luz es necesario haber conocido la oscuridad y esta existe en todo y en todos.

Todo y todos tenemos un lado oscuro, algo que consideramos que no es bueno para nosotros ni para nadie más. Son aspectos que no nos gustan y que de seguro están fuera de las normas de convivencia bajo las cuales decidimos vivir esta experiencia. Coexistimos con ese lado carente de luz y es este el que nos genera, casi siempre, los más fuertes dolores de cabeza en cuanto a situaciones “problemáticas” se refiere.

Hemos compartido en este blog que nada es absolutamente malo ni absolutamente bueno, de hecho, conceptos como estos solo existen dentro de los convencionalismos sociales y que por dañina que parezca alguna situación, todo es parte de una experiencia de vida individual en la que, tanto víctimas como victimarios son instructores que muestran lecciones que necesitamos aprender. Por otra parte, también es mucho lo que está escrito respecto de la importancia de la atención que prestamos a las situaciones de nuestras vidas, donde ponemos el foco fortalecemos a uno u otro lado de la moneda, al iluminado o al oscuro.

Bien dijo Albert Einstein “La oscuridad, en realidad, es la ausencia de luz”. Así, si todos tenemos lugares oscuros, ya sabemos que lo único que ocurre es que no le hemos mirado con la claridad necesaria.

Para poder encender la luz e nosotros es necesario 1. Dejar el juicio y 2.- Ser pacientes, un paso a la vez.
Para poder encender la luz en nosotros es necesario dejar de juzgarte y ser pacientes contigo.
  • Todo, lo “bueno y lo malo” en tu vida, comienza y terminan en ti.
  • Nada de lo que ocurre en tu entorno te es verdaderamente ajeno, nos corresponde mirar atentamente con el corazón.
  • Para llevar luz a tu lado oscuro es menester dejar a un lado el juicio personal sobre ti mismo.
  • Dejar el juicio hacia tus acciones “no tan buenas” requiere la renuncia a tus apegos, especialmente tu apego al sufrimiento.
  • Tenemos más rincones oscuros de los que nos gustaría admitir, se paciente e ilumina uno a la vez.

La invitación de hoy: En la medida que vayas iluminando tus espacios, salir de la oscuridad en la que te encuentres, sea cual sea, será más sencillo y al iluminarte irremediablemente traerá luz a tus espacios y a quienes te rodean.

Todo lo mejor para ti.-

Estar donde estás.

Es cuando nos comenzamos a sentir inconformes por nuestras decisiones cuando aparecen las peores emociones contra nosotros mismos.
Es cuando nos comenzamos a sentir inconformes por nuestras decisiones cuando aparecen las peores emociones contra nosotros mismos.

Cuando comienzan a no gustarnos las cosas que tenemos o las decisiones que hemos tomado, poco importan las razones o quien tomó la decisión que nos tiene inconfor Sigue leyendo