Durante el encierro.

El problema con los encierros emocionales es que creamos jaulas de las que no sabemos salir.
El problema con los encierros emocionales es que creamos jaulas de las que no sabemos salir.

Es indiferente si estoy completamente solo o rodeado de personas, el encierro emocional me aleja de toda situación, mi mente genera preguntas cuyas respuestas empeoran el aislamiento al empujarme hacia  el círculo vicioso de la culpa, donde el auto-castigo y reproche hacia mi son la prioridad. La mejor manera de salir de este círculo es cambiando las palabras que se generan en mi mente, por ejemplo: ¿Para qué? En lugar de ¿Por qué? O “Me siento de tal manera por…”en lugar de “Soy un *&%&*$”.

Nuestra mente crea escenarios imaginarios donde las consecuencias de nuestros actos son peores a las que debemos afrontar.

La invitación de hoy: En momentos de aislamiento revisa las emociones, haz la tarea de identificarlas y entender donde se genera eso en ti en lugar de otros. Comprende que todas las emociones que sentimos son nuestra responsabilidad y se originan en nuestros pensamientos respecto de las situaciones, al identificarlas, podrás generar espacios de reflexión en vez de momentos de castigo.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s