Ser el observador.

Ven al presente y observa tu vida.

Cuando vivo en el presente, puedo convertirme en el observador de las situaciones, en lugar de ser el protagonista (víctima o participante) de ellas. Cuando observo, mi perspectiva es más amplia y en consecuencia puedo apreciar diversos escenarios y algunas de las posibles consecuencias de las varias alternativas de decisión que tengo a cada momento.

Observar mi vida desde afuera, es como mirar una película, en la cual, el protagonista hace caso a mis observaciones y recomendaciones, previamente compartidas con Dios que me acompaña a mirarla.

La única condición para que eso pueda ocurrir es, exacto, estar en el presente. En caso contrario, lo pensamientos te harán nuevamente protagonista de las circunstancias y las emociones te mantendrán atrapado dentro de la película.

La invitación de hoy: Cuando sientas que estás en el momento presente, observa(te) y actúa como si estuvieras mirando una película, en lugar de dejarte atrapar por las emociones y las circunstancias.

Todo lo mejor para ti.-

Bilko

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s