Lección esencial II – Paciencia.

Leccion Esencial II - Paciencia
Reza el dicho: El que espera, desespera. Entonces, no esperes.

De esto nunca tenemos suficiente. Cuidado si no es una de las virtudes que, de manera equivocada, solicitamos a Dios. Señor, dame paciencia. Dice quien anda en aprietos, sin darse cuenta o al menos, recordar el artículo en el que explico que Dios, más que comportarse como el genio de la lampara, lo hace como el entrenador personal, a modo de sargento del ejército.

Dios siempre nos dice ¿Quieres paciencia? Entonces demuestra que la tienes.

Pero la paciencia tiene algunas variantes. Podemos necesitarla para con otros, pero principalmente, es una virtud que debemos tenerla para con nosotros mismos. Es así como logramos avanzar en territorios poco conocidos, con paciencia. Es así como aprendemos y ganamos maestría en la ejecución, practicando con paciencia.

Si logramos ser pacientes con nosotros, será más fácil serlo con los demás

Otra parte, creo que las más importante de esta lección, es recordar que la paciencia es una virtud fruto del amor. Pero no el romántico que vemos en telenovelas y películas. En este caso particular me refiero al amor incondicional, como ese que se muestra de padres a hijos. Si, lo sé, a veces, creemos perder la paciencia, pero siempre estamos allí, listos para sortear las eventualidades.

Pero reitero, ese amor incondicional aplica en primera instancia, a nosotros mismos.

Es así de simple, quien ama, tiene paciencia. Ese amor que no espera nada, es paciente porque sabe que la retribución siempre llegará por algún camino incierto. La entrega incondicional es paciente, porque simplemente no espera nada a cambio. Pero no esperar nada a cambio es complicado, porque nuestra condición humana, el sistema Mente/Ego que tiene como producto único a la emoción, nos hace sentirnos con el derecho de exigir y este derecho, nos hace esperar las retribuciones y quien espera, por muchos que se esfuerce, termina siendo impaciente.

La invitación de hoy: Recuerda esta lección, la paciencia es la virtud resultante de la practica continuada y sostenida del amor incondicional.

Todo lo mejor para ti.-

Bilko Castro Arias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s