Él siempre nos habla

Los ruidos externos siempre van a estar allí y son solo una pequeña parte del ruido que tenemos dentro.
Los ruidos externos siempre van a estar allí y son solo una pequeña parte del ruido que tenemos dentro.

Honestamente, ¿Cuantas veces escuchamos eso de acallar la mente? Últimamente muchas veces, más de las que quisiéramos. Por otra parte, acallar la mente parece imposible, pues nuestro cerebro está permanentemente generando ideas a velocidades asombrosas, tanto que llegamos a abrumarnos con ellas y comenzamos a ser selectivos dejando aquellos otros pensamientos, los millones a los que no prestamos atención, allí, como cuando dejamos objetos regados por la casa haciendo desorden. Sigue leyendo